+44 (0) 1256 460 300

Más información sobre limpieza

Superficie exterior del serpentín

Los serpentines del termopermutador, tanto internos como externos, deberán limpiarse regularmente como parte de un programa continuo de mantenimiento:

La acumulación de suciedad en los termopermutadores puede provocar un aumento en las temperaturas de evaporación y condensación. Estos “serpentines” son las partes del sistema donde ocurre la transferencia de calor, y la suciedad en el serpentín formará una barrera para la transferencia térmica – logrando el aislamiento del serpentín. Esto conducirá a un aumento general de los costos de operación de cualquier sistema de refrigeración y aire acondicionado.

La gran acumulación de polvo y suciedad también podría obstruir al serpentín y reducir el flujo de aire: en los serpentines internos esto contribuirá a una pobre calidad del aire interno y puede convertirse en una fuente de contaminación.

Limpiadores del evaporador

La función del serpentín interno es eliminar el calor del aire que circula mecánicamente. Todo el aire del edificio, con el paso del tiempo, pasará por estos serpentines. Finalmente, debido a los grandes volúmenes de aire que pasan por el serpentín de manera diaria, habrá una acumulación de suciedad y, posiblemente, de bacterias en las aletas y tubos del serpentín. Cuando no se utilizan filtros, el problema del polvo y la contaminación es, por supuesto, mucho mayor y una limpieza periódica es incluso más esencial.

Limpiadores del condensador

Los condensadores con enfriamiento por aire funcionan a una alta temperatura y el aire que les entra raramente se filtra, por no decir nunca. A menudo, estos aparatos están expuestos a condiciones meteorológicas extremas; por ejemplo, en zonas costeras. Los condensadores con aletas de aluminio, específicamente, quedan sometidos a la corrosión del agua salada.

La suciedad que se acumula en estos serpentines proviene de partículas anaerobias, de insectos, hojas, etc. – todo lo cual, junto a la alta temperatura del serpentín, puede quedar “cocido” y resultar muy difícil de eliminar si no se le da mantenimiento de manera frecuente.

Lavado interno de las tuberías del refrigerante

Una falla del sistema puede provocar la aparición de contaminantes: lodo, ácido, residuos de carbono y humedad. Estos contaminantes deberán eliminarse del sistema antes de su reinicio. A esto denominamos lavado.

Acción desincrustante en las tuberías de agua

Los sistemas abiertos de recirculación, como las torres de enfriamiento y los condensadores enfriados por agua, pueden sufrir severamente los embates de la acumulación de cal y sarro. De no limpiarse, se reducirá el flujo de agua, aumentará la presión de las cabeceras y, finalmente, se reducirá la capacidad del sistema. En los casos severos, esto podría provocar una sobrecarga del sistema y fallos mecánicos.

Máquinas de hielo

Internamente, las máquinas de hielo sufren la acumulación de cal y sarro que, nuevamente, afectará la eficiencia de la unidad y provocará daños a los componentes.